Bienvenido

¡Bienvenido, pequeño ángel! A partir de ahora te llamaré así, perdona las confianzas.

Supongo que no has venido a parar aquí buscando recetas y que tenemos en común el maravilloso mundo de las letras. Pues solo te puedo decir que están abiertas las puertas de esta parte de mi para que entres y si te gusta, te quedes.

Un enorme abrazo.

Ann.

Anuncios